Prisión es

… la que uno mismo ha decidido vivir.

Son las 11:11 p.m. y he decidido escribir esto de un día súper trabajoso y en el cual estuve casi 12 horas en la oficina. Nada fina esa cantidad de trabajo ni nada fino todo significa trabajar “tanto” en medio de todo lo que pasa en Venezuela.

¿Por qué pensar así? ¿Por qué pensar que el exceso de trabajo y “desapego momentáneo” de lo que está sucediendo es malo? No me pasa solamente a mi persona sino que lo he leído en mucha gente, me lo han comentado amigos, mis padres y familiares me lo han hecho saber. Esa sensación de que se está haciendo algo malo al no estar de lleno en el peo o hablar solamente de lo que pasa en el país. No importa que estés en el trabajo, tu red social favorita, tu entorno familiar o incluso tu Blog (llevo 5 post con este hablando de lo mismo,¡Qué ladilla!), todo te lleva a  pensar de más en la situación.

Lo comparo con una prisión (f. Aquello que une estrechamente las voluntades y afectos.), porque no importa cuanto se trate de sobrellevar lo que está pasando, es muy arrecho desligarse por completo de lo que se siente o lo que se espera lograr. Se puede decir que 50% del país está preso de la ilusión donde no pasa nada y el otro 50% vive el desastre con todo y cree que no existe paz mental que valga… Y con lo anterior no quiero menospreciar la situación que viven los verdaderos presos.

Ojo, yo sé que el porcentaje anterior es algo exagerado -o bastante equivocado- pero a mi me gusta redondear y no ponerme a dar cifras totalmente fuera de lugar. Si, que pajuo soy.

En este momento el país atraviesa una situación muy complicada donde casi cualquier problema, actividad, pensamiento, decisión y pare usted de contar está completamente ligado a lo que sucede y hacerse de la vista gorda o tratar de olvidarlo por un segundo está mal visto incluso por uno mismo. Sé que suena ridículo pero considero que no es un error pensar que es un síndrome de Estocolmo.

Ya sea por la guarimba (si la apoyas o no), por la protesta pacifica (te parezca o no), por el desinterés del gobierno (lo quieras creer o no), la gente que no quiere perder el status quo (la hay y no se puede juzgar del todo), los radicales que acaban con la vida de otro (esto no es una guerra, ¡Coño!), los radicales que quieren acabar con la vida de otros (les faltan son oportunidades) y así (abuso de los paréntesis).

Ahorita se puede considera que todo lo que pasa o que debemos hacer en el país tiene un trasfondo, un debería ser y coño ¿Qué es esa vaina? Decidimos vivirlo o nos tocó vivirlo, pero es algo que no podemos evitar. Siento que somos prisioneros de nuestras acciones y nuestra mente. En menor o mayor proporción la mayoría de la población debe pensar aunque sea un poco en toco lo que pasa y esa vaina no da chance de más nada.

Me gustaría pensar que las cosas van a cambiar, que el día de mañana las cosas progresivamente empezarán a mejorar, que no importa lo que pasara en el pasado se conseguirá la forma de lidiar con el resentimiento, el odio, los intereses, la desidia, la muerte, la falta de interés por lo que pueda suceder a otros por nuestras acciones, y bueno, todo ese peo “come flor” que significa tener un país donde la población sea libre de hacer, de pensar, de vivir y que eso no afecte en lo absoluto las libertades de otros… Amanecerá y veremos.

Once we are destined to live out our lives in the prison of our mind, our duty is to furnish it well.
– Peter Ustinov

1 comment so far

  1. yuecalderon on

    Reblogueó esto en Yuecalderon Blog.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: