A nadie le gusta

… Que le digan la verdad.

Llevo rato pensando en qué escribir, y por qué escribirlo, más allá de la motivación por un evento o situación, me gustaría escribir algo de manera natural o al menos procurar tener una dedicación lo suficiente como para estar hablando pistoladas, es decir, no se me ocurre nada y hoy vino a mi cabeza una epifanía, hablar acerca de algo que a nadie le gusta y estoy seguro que muchos están de acuerdo conmigo, veamos si mi cerebro explica la situación.

¿Por qué a nadie le gusta que le digan la verdad? En realidad es por muchos factores pero el punto más básico es que a nadie le gusta perder la razón o al menos aceptar las cosas como son, ¿Por qué? Porque nos encanta vivir en un mundo de fantasía o con la mentira de que estamos haciendo las cosas bien o que nuestras equivocaciones pasan desapercibidas en el mundo. En mayor o menor cantidad pero al ser humano no le gusta que le digan la verdad.

A los hombres no les gusta que les digan que tienen el pene pequeño, que son terribles en la cama, que no es tan inteligente como otro, que no es capaz de hacer ciertas reparaciones en el hogar, que no es tan bueno en algún deporte, que es terrible en los videojuegos, que su carro está mal por su culpa, que maneja peor que una mujer, que no es tan apuesto como otro hombre, que en realidad es gay pero no lo acepta y pare usted de contar situaciones donde el hombre no desea aceptar la verdad, en este caso, un negado.

A las mujeres no les gusta que les digan que están gordas, que la ropa es fea, que se maquilló como un mapache, que la comida no le queda bien, que maneja peor que un hombre, que sus amigas no son sus amigas, que la mamá de su pareja cocina mejor, que le gustan las mujeres pero no lo acepta por la sociedad, que es fea -depende de quien lo diga-, que es más bonita su mejor amiga, que las tetas las tiene caídas, que no hace bien su trabajo, que es una secretaria cuando no lo es y así vamos, en este caso, una negada.

No importa si es hombre o mujer, no le gusta aceptar la verdad, por muy tonta que sea, no le gusta escucharla (no soy superior y caigo en esto pero mal, es uno de mis peores defectos y por eso tengo propiedad para decirlo)… Se puede estar hablando sobre una relación y el que tenga la culpa no acepta que la tiene, se puede discutir sobre el estado de una casa y el culpable no lo aceptará, se puede estar pensando en que la culpa de la destrucción de un país es de uno sola persona y lastimosamente no es así.

Ahora pensemos, cuando se habla de verdades ante situaciones donde se creen ciegamente, ya sea una religión, un equipo -de cualquier deporte-, un artista que admiremos y todas esas cosas donde uno considera que el ser o grupo de seres son de carácter superior y no se les puede decir nada malo porque vaya usted a saber con que grosería se topa uno, realmente a la gente le molesta cosas como “demuéstrame que existe Dios”, “tu equipo es un conjunto de mediocres” o “su talento se basa en autotune”.

Pueden presentarse mil excusas, pueden darse mil razones, pueden golpearse cientos de rostros, pero la verdad es la verdad y a nadie le gusta escucharla o al menos no le gusta escucharla por parte de otro, ya que bueno, una cosa es “tu Dios es una mierda” a “Dios ayúdame -disparo en una pierna- Mierda Dios, que rata” y esa clase de cosas donde la gente se da cuenta de algo por medios propios a cuando se lo dice un tercero, realmente el problema está cuando alguien te lo dice y no te has dado cuenta de ello, terrible la cosa.

Mucha gente pensará que no, que puede soportar la verdad, que no le importa quien se la diga, pero la realidad es que cuando alguien te dice la verdad a algo que quieres y adoras o simplemente que lo tienes en un nivel de respeto superior, te das cuenta que no es así, cuando es algo que te duele y que te dobla la estabilidad emocional, un gran GG (Good Game), porque no hay forma de que no te moleste, así de sencillo.

Trabajo, educación, religión, vida personal, sea lo que sea, a nadie le gusta escuchar la verdad, ¿Qué hace uno al respecto? Consigue amigos y le da la confianza suficiente para hacerlo, ¿Por qué? Porque se tuvo el criterio suficiente para entender cómo era la situación y debía conseguir a personas que para uno valieran la pena, de forma de poder aceptar la realidad de una situación, esto lo digo porque a mucha gente no le gusta escuchar la verdad viniendo de un familiar ya que se le quita el criterio.

Así que persona que está leyendo y diciendo que no se arrecha, que te pueden decir la verdad con tranquilidad y que es pura paja y una exageración de mi parte, bienvenido, no te gusta que te digan la verdad.

“To some the truth is an insult, to others life from the dead.”

– Gary Amirault

Nota: sí, este post -y blog- son una mierda.

1 comment so far

  1. Margarita Echavarría on

    La letra muy pequeña,no provoca leer aunque el tema es interesante.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: