Venezuela es un circo

… y no sólo a nivel gubernamental.

¿Por qué lo digo? En primera instancia porque el país está lleno de seres humanos nacidos en latinoamérica, específicamente en Venezuela, ergo, puros venezolanos… ¿Esperaban otra cosa? ¿Cómo qué dijera que está lleno de bestias? No vale, por lo general trato de hablar con la realidad que veo y ya.

¿Y el resto de similitudes? Ya las doy…

Creo que deberíamos empezar con el presentador del circo, es decir, Hugo Chávez. Él es la cara del circo, es quien habla por Venezuela y la referencia internacional de lo que es el país, ¿por qué? Porque es el Presidente y es la muestra de quienes lo colocaron en el poder y de quién vive en Venezuela. Lastimosamente, y aunque no nos guste, Chávez es la cara del pueblo venezolano. Así que si el presentador es malo, el circo también lo es.

Nuestro estimado Presidente nos ha hecho quedar mal a nivel internacional hasta que se ha cansado, ya sea por sus actitudes o por sus acciones. Regalar dinero y cosas a países teniendo un país con tantas deficiencias es un ejemplo de ello. ¿Va a cambiar? No. Mientras siga sacando dinero de donde no hay podrá seguir con su acto de presentación de un país en decadencia, el cual su público no quiere terminar de aceptar.

Luego pasamos a los payasos del circo y toda esa gente que con sus actos nos hacen reír – o llorar-(#graciasStephenKingtqm). Con esto me refiero a todos los ministros, embajadores y funcionarios del gobierno que, con su mediocridad y su falta de educación, cometen y dicen estupideces que nos hacen reír para no llorar… como todo buen payaso.

Creo que el último y más famoso payaso es Garcés hablando sobre el metro de Caracas y diciendo que no hay problema, que es culpa de los usuarios y no de su mantenimiento. Le faltó decir que todo estaba “excesivamente normal” en el metro y que era una “sensación de que no servía”. También en el grupo de payasos se puede meter a los ciudadanos venezolanos que colaboran para que las cosas sean así y no hacen nada por mejorar.

Pasamos ahora a los magos del circo, éstos son aquellos funcionarios y trabajadores del gobierno que sí saben lo que hacen, que sí creen en el socialismo y, por ende, hacen lo mejor posible porque las cosas funcionen. Con su “magia” han logrado que las empresas expropiadas por el estado, las empresas socialistas o todas aquellas donde el Estado tenga la mano metida “medio funcionen”. Por arte de magia -preparación y dedicación- mantienen a flote todo el show de forma que no se vea una inminente caída.

También se puede considerar magia al hecho de que muchas veces no se ve lo realmente mal que está la cosa -es admirable, ¿no?-. En este paquete están todos los que le echan bolas a este país -fuera del gobierno- para que el mismo no se venga en picada, ellos con su magia han logrado que no todo se desvanezca y dejemos de ver al país que crearon.

No podemos olvidar a los acróbatas, que en este caso a veces son también magos o payasos. Son todos los ciudadanos, trabajadores o no, que logran a punta de movimientos hábiles y algo de “contorsionismo” salir adelante. Son personas que con los sueldos y la situación venezolana logran salir adelante, comer y subsistir como se puede.

Creo que los malabaristas y acróbatas son los más abundantes en este circo llamado Venezuela. No es que las personas no sean especiales o no puedan ser diferencias, simplemente que caen en este renglón por lo que logran hacer.

Ya hemos hablado del presentador, los payasos, los magos y los acróbatas. Como todo buen circo no puede estar sin sus animales. Son aquellos venezolanos que son mantenidos por el gobierno y no les importa nada más que eso. El gobierno le regala dinero a venezolanos, incluso extranjeros, para que logren sobrellevar su vida sin el menor o mayor esfuerzo real más que soporta la condición en la que están.

Hay muchos animales en otras áreas del circo pero no es siempre. Todo aquel que es abusivo en la calle, que carece de normas de cortesía, que evita hacer lo mejor siempre y es un vividor o aprovechado, todo aquel que anda más pendiente de la muerte de un ex-presidente extranjero que de la situación del país, que hacen show por la muerte de un molusco, pues bueno, son parte de la hermosa gama de animales payasos-magos-acróbatas-malabaristas y para usted de contar que forma parte del circo “Venezuela”.

Ya tenemos el circo montado (creo) y, aún cuando sé que faltan muchas personas por nombrar, esto es una demostración general de lo que digo. Sé que debo agradecer a los que montaron el circo (gracias población de la tercera edad), también debo agradecer a los que hace que todo se mueva entre acto y acto -pero son parte del circo, así que no importa-, es decir, pare de contar gente que colabora y hace que este circo siga.

Por último, pero no menos importante, tenemos al público. Son todos aquellos que no quieren formar parte del circo y que sólo se encuentran como observadores. Aquí están las personas que aún cuando sepan y conozcan/vivan los actos del circo, no se quieren involucrar ni hacer la diferencia ya que nada les parece (a veces me siento así). Este público no es sólo nuestro también es internacional, es decir, todo el que está afuera y puede hacer la diferencia y no la hace, gracias por observar.

Sé que hay mucho público en Venezuela que a veces le gustaría participar en el circo o personal del circo que le gustaría abandonarlo y mudarse a otro, pero esto no sucede. Lo que pasa es que muchas veces para arreglar o acabar con un circo, todo el conjunto debe estar de acuerdo, ¿por qué? Porque “los actores” pueden tratar abandonar el show pero la audiencia lloraría y les pediría que volvieran; o en caso contrario, si el show no es bueno o no hacen lo mejor que pueden, la audiencia se te va. Por tanto, o todos jalan para adentro o todos jalan para afuera, de otra forma el circo seguiría estando a media máquina.

El circo, como casi todo espectáculo en este mundo, debe ser bueno para la audiencia y para sí mismo; además debe ir de lugar en lugar de manera que la audiencia no se aburra y lo abandone. Este show llamado Venezuela está aquí y por lo visto el ha gustado porque vamos para 12 años de lo mismo, con sus caídas y sus tropiezos los miembros del circo lo han sacado adelante y la audiencia ha estado pendiente de ver que pasa. ¿Cuándo se pondrán de acuerdo los miembros del circo y la audiencia? No lo sé, lo cierto es que mientras eso no pase Venezuela no dejará de ser este espectáculo que trabaja a media máquina y está en decadencia.

“Every country gets the circus it deserves. Spain gets bullfights. Italy gets the Catholic Church. America gets Hollywood.”
– Erica Jong

2 comments so far

  1. GraceKa on

    Love it ! ( ¿dónde pongo el +fav +like it +save +rss ? )


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: