El domingo que cambiará a Venezuela…

… O eso creen el “oficialismo” y la oposición.

Ciertamente, esta opinión poco puede contar o poco hará ya que la hago el viernes antes de las elecciones parlamentarias de Venezuela. Éstas serán llevadas a cabo el domingo 26 de septiembre de 2010, el día “D”, el cambio o reafirmación del poder, es decir, más esperado que el Miss Venezuela en los años 90.

Todo este post y toda esta idea viene desde hace rato. De lo que leo en mi TL de twitter, de lo que se ve en el ambiente, de lo que dice la gente; particularmente, de una serie de tweets que leí de @psicovivir. Para saber más sobre el tema me metí en su blog http://psicovivir.blogspot.com/ y leí el post con todos los tweets llamado “Si yo fuera chavista, si yo fuera opositor”.

Les recomiendo leer los tweets que publicó @psicovivir, ya que no quiero repetir ni robar derechos de autor. Lo único que puedo decir es lo acertado de ellos.

Yo, lastimosamente, no puedo apoyar al “chavismo”, “socialismo del siglo XXI” o “comunismo” como Fidel Castro lo llamó el otro día. Sus errores son los mismos que cometieron los gobiernos anteriores, simplemente que está vez es de forma descarada y maquillada por un socialismo y por un casi fanatismo religioso a una figura exaltada por los complejos y traumas de una gran sección de la población.

Tampoco puedo decir que soy “opositor”, “escuálido total” o “doña del cafetal” como son conocidos por ahí. La diferencia de este grupo de gente con el otro es que son de varios colores, viciados por los gobiernos anteriores, que están escasos de memoria política y lo único que hacen es apoyar e intentar repetir los errores de gobiernos anteriores, menos rojos pero igual de marrones.

Ambas caras de la moneda piensan que el 26 de septiembre todo cambia y todo acaba. Como si ese día se presionara un botón de “reset” y todo estará bien. Lastimosamente no es así y no será así, ya que existe un gran sector de la población, los llamados “ni-ni”, que al igual que yo no pueden apoyar a ninguno de los bandos -en mi caso, estoy en contra de Chávez y de su ideología; por lo que apoyo a los candidatos opositores- y se encuentran en la decisión de no votar.

¿No votar? Eso es peo de cada quién, me parece que está mal porque es un derecho y es un deber elegir a quien trabajará en las leyes por las cuales se va a regir el país. En el caso de los “ni-ni” o “libre pensantes” (es una linda forma de llamarlos), no pueden tomar una decisión de a quien escoger porque ninguna parte sirve y no es mentira, lastimosamente no lo es.

El oficialismo y la oposición han abandonado al sector más grande, al sector decepcionado, al sector que desea que las cosas se hagan bien y sean a través de la meritocracia. Ese sector espera que el que esté en el gobierno haga las cosas bien, que no todo sea una trácala y una “viveza criolla”. Pero, ¿por qué lado se va a ir si no hay opciones? Ciertamente el de no votar es su decisión, ya que antes de caer en los errores del pasado pues que todo siga igual.

Yo he decidido votar y apoyar a los candidatos de oposición porque no me parece que el chavismo lo haga bien o este en camino de hacerlo bien, ya que el candidato de ellos -Chávez- siempre tiene que ver en todas las decisiones y como a mi los gobiernos donde el que paga se coge el vuelto no me gustan, pues es necesario que el gobierno actual pierda poder sobre las decisiones y que exista una alternativa. ¿Qué no es la mejor? Es verdad, pero por un lado se debe empezar.

¿Cuándo llegará una tercera opción o cuando en Venezuela las cosas se van a hacer de la forma correcta? No tengo idea, espero no estar aquí para verlo (espero irme del país) pero deseo que sea antes de que los que están y quieren luchar por Venezuela se cansen y decidan que la opción es irse. Triste pero cierto.

Así que bueno, si eres de los que cree que el domingo Venezuela cambiará, pues a mi parecer estás muy equivocado. Queda mucho camino por recorrer y quedan muchos cambios que deben hacerse antes de que este país decida dejar a un lado la viveza y las cosas fáciles, y vea que debe echarle un camión de bolas para que las cosas sean de ellos por derecho, por merito, por logros, y no simplemente un regalo que te dio el gobierno en turno por decir “¡bravo!, así es que se gobierna”.

“Antes era indeciso, ahora no se.”

– Mauricio Reyna

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: