Extrañando la oscuridad

Durante bastantes días e incluso meses se podría decir (ya que la cuestión no es de ahorita ni mucho menos), me ha pasado que durante el día me acuerdo de la oscuridad, de la noche, de su tranquilidad, de su amabilidad, de ese azabache en los ojos que me llenaban con su calidez y su animo, de ese azabache que me recibía de la mejor forma y me despedía como si nunca mas me fuera a ver, ciertamente como extraño la oscuridad y su alegría en mi vida.

Aun cuando no sea de día recuerdo a la oscuridad, recuerdo su calor y su empatia, recuerdo su desorden y su orden, extraño su calma y su locura, ciertamente que extraño la oscuridad y sus ojos, sobre todos sus ojos mirándome y diciéndome que me quería, aún cuando yo no era perfecto, ella si lo era (lo es), como extraño a la oscuridad en mi vida y como me llenaba cuando la tenia, joder como me hace falta cuando no esta.

Para aclarar y vayan a creer que estoy loco (lo estoy, pero en este caso no es la idea quedar así, ¿o lo es?), hablo acerca de una perra, de la que fue mi perra, se llama Akira (la negra, la oscuridad, la noche que alegraba mi vida), ¿por qué ya no esta? Porque ahora solo la cuida su “mamá” (una ex-novia, los que me conocen saben de quien les hablo)… Lastimosamente cuando tienes una mascota y esta es compartida con otra persona, eventualmente si las cosas no salen bien (mi caso), uno de los dos debe quedarse con la mascota, ¿quieren adivinar quién la tiene?

Este post no es para criticar o decir que la debo tener, simplemente es para decir que como extraño a mi negra noche, a mi hermosa oscuridad (no vayan a creer otra vaina), no es para reprochar o hacer algo malo, sino es para sacarme del pecho este sentimiento de ausencia, de falta, de añoranza, esta tristeza que tengo atarugada en el corazón (donde se supone en teoría que están los sentimientos), ciertamente es horrible ese dejarla ir, ese estarás mejor en otro lugar. Tomar la decisión de dejarla no fue fácil, ni mucho menos agradable, solo fue necesaria.

Como me gustaría volver a tener la oscuridad, tenerla entre mis brazos, en mi cama cuidando el sueño, en mi carro feliz de que esta a mi lado, maldita sea como te extraño Akira. Se que realmente esta en el mejor lugar donde debe estar, se que no le falta nada y se que el cariño y el amor que se le da era el mismo que se le daba a mi lado, así que no estoy triste por la negra (aunque si se que ella me extraña como yo a ella, pues que dolor de verdad), estoy triste por mi y por el vacío que dejo y que no puedo llenar y lastimosamente no podre llenar.

La conocí desde antes de que naciera y cuando la escogí (en primera instancia no iba a ser para mi), cuando ella me escogió, desde ese primer momento en que me miro y me mordió sabia que había algo, y que no iba a desaprovecharlo, porque de verdad para mi fue mágico, fue diferente, fue ese momento de conexión único e irrepetible, y mierda, que dolor perder esa conexión directa (aun la tengo en mi mente, no podre olvidarle).

En este momento me dirán que debería buscarla o que debería visitarla, pero por encima del cariño y la falta que me hace, esta la incomodidad de el ver a su madre, si es así, por encima de todas las cosas aún cuando ya entre su actual dueña y yo ya no hay nada y el tiempo paso, soy un persona que no le gusta olvidar ciertas cosas (son las que me hacen formar cierto carácter, se que no es la idea, pero así va mi forma de ser), y pues esa incomodidad no la quiero olvidar, he podido seguir adelante (aún cuando Akira es parte de lo anterior), y pues bueno aún cuando sufre por la ausencia de la oscuridad, las demás cosas están bien y puedo seguir adelante.

Digamos que esto es como una forma de catarsis, de sacarme medio del sistema esta añoranza y este recuerdo, realmente es esa vaina de decir abiertamente que tengo ausencia de algo y ese algo es la oscuridad, es ese azabache que me despertaba en las mañanas y me cuidaba al dormir, de verdad extraño a ese animal, tan solo un pequeño y delicado animal, lo extraño, y no hay muchos más que pueda agregar.

“To die and part is a less evil; but to part and live, there, there is the torment. “

– George Lansdowne

4 comments so far

  1. Mariel on

    Se me aguaron los ojitos *.* la relación que puede desarrolarse con una mascota es eterna, cuando llegas a amar a un animal lo recuerdas por siempre… Aunque no te hablen, sabes que te entienden, te ven llorar y te escuchan, te acarician, te necesitan y nunca jamás se van de tu lado si los has querido. Escribes muy bonito. EM.

    • dracomes on

      Uhum, realmente es así, es de esas cosas que nunca se te olvidaran, de verdad que no… Gracias por lo que me toca

  2. marielgzlz on

    De vez en cuando paso por aquí y releo este post. Y los dos primeros párrafos me siguen pareciendo perfectos.

    • dracomes on

      Oh, gracias.

      Este post siempre me gustará.

      Un animalito nunca se olvida.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: