Ya tenemos un mes fuera de Venezuela

… bueno, 28 días, el martes es que cumplimos un mes acá pero ya tenía rato sin escribir y bueno, era hora.

Lo estoy redactando desde mi celular porque siempre que estoy en la laptop de Mari se me olvida. Admiro a las personas que lo hacen así siempre porqué me parece bastante trabajo pero bueno, soy un viejo y eso es lo que pasa.

¿Qué puedo decir bueno de Panamá?
* No es Venezuela, je, es lo principal.
* Se gana en dólares. Por suerte conseguí un trabajo el Jueves de la semana pasada y bueno, va bien la cosa.
* Las preocupaciones que he tenido acá son un coñazo menos de las que tenía en Caracas. Cosas como: ¿Va a llover hoy?,  ¿Me darán mi tarjeta de débito pronto?, ¿Debo ir para X lugar sin gente que conozca?, y cosas así, nada muy peligroso.
* Se ve la influencia americana en varias cosas y eso me alegra. Hay demasiadas cosas importadas a precios razonables.
* Y bueno, por ser latinoamérica no pega tanto el cambio de un país al otro.

¿Qué es lo malo de Panamá?
* No es Venezuela, obvio, y aquí por ser extranjero de igual forma se debe empezar de “cero”.
* Llueve mucho, eso no es joda y esto resulta bastante molesto por la humedad/calor que puede acarrear después.
* Algunos panameños tienen esa xenofobia que puede dar cuando tu país se llena de extranjeros huyendo de sus países.
* Algunos venezolanos son xenofóbicos con los venezolanos que acaban de llegar. Esto más que malo es chistoso.
* Y claro, si se gana en dólares se paga en dólares, es decir, cuando lo que te tocó gastar fueron tus “ahorros/poco que tenías” y sacas la cuenta, coño duele pero bueh.

Es claro que hay más cosas buenas y más cosas malas pero en este momento se me pasan o no las hemos vivido aún por lo que por ahora estamos bien. Ni Mari ni yo nos quejamos.

Para cerrar, Panamá no es perfecto y dudo que lo llegue a ser, pero es un país que está funcionando, que le está echando bolas para crecer. Es un país donde la gente tiene la oportunidad de echarle bolas y salir adelante, lo cual para mi en este momento está bastante bien.

“I was taught to think the next week or month or year will only get better than it is today. So I just keep waiting to see how great it will get!”
– Stevie Ray Vaughan

Un mes luego de mi cumpleaños

… faltan 17 días para irme del País.

Es así, luego de tanto pensarlo y planificarlo por fin se acerca el gran día. Es el primer gran paso para lograr otros sueños e ideas que se tienen en mente. Panamá será el primero de los lugares donde espero vivir fuera de Venezuela.

Considero que ya en este punto mucha gente allegada lo sabe, otra no tiene ni idea y otra puede que se sienta indignada al no contarle, pero es que al ser una idea tan delicada y con tantas posibilidades como que uno evita cualquier salida errónea en todo este proceso.

¿Por qué Panamá? Fácil, no es Venezuela, es relativamente sencillo el papeleo de inmigración y se gana en dólares, realmente no hay mucha ciencia o evaluación detrás de la decisión.

¿Qué tanto tuve que hacer? Venga y les cuento:

  • Primero que todo: comprar los pasajes, en este país aunque no lo parezca es lo más complicado así que lo primero fue eso. Los compramos en Mayo y desde esa fecha están esperando por nosotros.
  • Luego de eso empezamos con el papeleo que debíamos validar, ¿Qué me llevo? A ver, mi título, mis notas certificadas, mi pensum (En caso de que me provoque estudiar, ja) y los antecedentes penales (Que se solicita por internet). En caso de que te gradúes de una universidad pública debes registrar el título, luego de eso se debe legalizar el título, notas y pensum, para esto se realiza una cita por internet y luego es que vas a realizar la legalización. En caso de estudies en una privada, no debes legalizar nada pero si registrar el título.
  • Ya teniendo todo lo anterior listo, se debe mandar a apostillar esas cuatro cosas, por lo que se realiza otra cita para el apostillado y se llevan los documentos que se quieren. En mi caso fueron cuatro y para el 9-10 de Septiembre ya debemos tener esto listo.
  • Por último, y no menos importante, vender lo que no se necesite en Panamá, vender lo que ya no uses, y contactar a la gente que te pueda apoyar. ¿Qué es un riesgo? Sí, pero si uno quiere buscar un camino donde el riesgo que te maten, roben o violen disminuya, pues algún riesgo se debe estar corriendo.

¿Panamá será el destino final? No lo sé, de verdad, Suecia, Nueva Zelanda y Reino Unido son lugares que no descarto, pero por ahora no puedo correr esa aventura por falta de más presupuesto. Además que debo pulir muchas cosas en Panamá, incluyendo mi cuenta bancaria antes de seguir inventando.

¿Qué es lo más importante de todo esto? Éxito al que se queda y no se quiere ir, suerte al que se queda y espera poderse ir, fuerza al que quiere luchar y arreglar las cosas y desgracia a todo el que se queda y quiera seguir jodiendo. Yo por ahora siento que no puedo ayudar y como mucho hace el que no estorba, pues decidí irme.

“Siempre hay un tiempo para marchar aunque no haya sitio a donde ir.”
– Tennessee Williams

Prisión es

… la que uno mismo ha decidido vivir.

Son las 11:11 p.m. y he decidido escribir esto de un día súper trabajoso y en el cual estuve casi 12 horas en la oficina. Nada fina esa cantidad de trabajo ni nada fino todo significa trabajar “tanto” en medio de todo lo que pasa en Venezuela.

¿Por qué pensar así? ¿Por qué pensar que el exceso de trabajo y “desapego momentáneo” de lo que está sucediendo es malo? No me pasa solamente a mi persona sino que lo he leído en mucha gente, me lo han comentado amigos, mis padres y familiares me lo han hecho saber. Esa sensación de que se está haciendo algo malo al no estar de lleno en el peo o hablar solamente de lo que pasa en el país. No importa que estés en el trabajo, tu red social favorita, tu entorno familiar o incluso tu Blog (llevo 5 post con este hablando de lo mismo,¡Qué ladilla!), todo te lleva a  pensar de más en la situación.

Lo comparo con una prisión (f. Aquello que une estrechamente las voluntades y afectos.), porque no importa cuanto se trate de sobrellevar lo que está pasando, es muy arrecho desligarse por completo de lo que se siente o lo que se espera lograr. Se puede decir que 50% del país está preso de la ilusión donde no pasa nada y el otro 50% vive el desastre con todo y cree que no existe paz mental que valga… Y con lo anterior no quiero menospreciar la situación que viven los verdaderos presos.

Ojo, yo sé que el porcentaje anterior es algo exagerado -o bastante equivocado- pero a mi me gusta redondear y no ponerme a dar cifras totalmente fuera de lugar. Si, que pajuo soy.

En este momento el país atraviesa una situación muy complicada donde casi cualquier problema, actividad, pensamiento, decisión y pare usted de contar está completamente ligado a lo que sucede y hacerse de la vista gorda o tratar de olvidarlo por un segundo está mal visto incluso por uno mismo. Sé que suena ridículo pero considero que no es un error pensar que es un síndrome de Estocolmo.

Ya sea por la guarimba (si la apoyas o no), por la protesta pacifica (te parezca o no), por el desinterés del gobierno (lo quieras creer o no), la gente que no quiere perder el status quo (la hay y no se puede juzgar del todo), los radicales que acaban con la vida de otro (esto no es una guerra, ¡Coño!), los radicales que quieren acabar con la vida de otros (les faltan son oportunidades) y así (abuso de los paréntesis).

Ahorita se puede considera que todo lo que pasa o que debemos hacer en el país tiene un trasfondo, un debería ser y coño ¿Qué es esa vaina? Decidimos vivirlo o nos tocó vivirlo, pero es algo que no podemos evitar. Siento que somos prisioneros de nuestras acciones y nuestra mente. En menor o mayor proporción la mayoría de la población debe pensar aunque sea un poco en toco lo que pasa y esa vaina no da chance de más nada.

Me gustaría pensar que las cosas van a cambiar, que el día de mañana las cosas progresivamente empezarán a mejorar, que no importa lo que pasara en el pasado se conseguirá la forma de lidiar con el resentimiento, el odio, los intereses, la desidia, la muerte, la falta de interés por lo que pueda suceder a otros por nuestras acciones, y bueno, todo ese peo “come flor” que significa tener un país donde la población sea libre de hacer, de pensar, de vivir y que eso no afecte en lo absoluto las libertades de otros… Amanecerá y veremos.

Once we are destined to live out our lives in the prison of our mind, our duty is to furnish it well.
– Peter Ustinov

Lo más crítico

… es que no se puede ser crítico.

Así de mal estamos, no importa el punto en el que te encuentres en este momento a nivel político en Venezuela, ser crítico de cualquier índole genera problemas. Nada tiene que ver que seas chavismo, madurismo, oficialismo, oposición, escuálidos, ni-ni y pare usted de contar.

Creo que voy a exponer tres vertientes claras en este momento en Venezuela, aunque estemos claros que las subdivisiones son más:

  1. Oficialismo (En toda su extensión): En este momento los afectos al gobierno viven una situación complicada porque tienen a la mitad del país en su contra. Más allá de que el gobierno lo esté haciendo bien o mal,  la otra mitad cree que son los culpables de todo y al sentirse culpados en exceso van a defender con dientes y puños su posición. Es una vaina que no tiene que ver con beneficios o situación país, es algo de creencia y pasión por lo que se tiene. En este grupo de personas no puede existir la criticidad de nada malo que haga el gobierno, ya que por miedo de ser tildados de traidores, fascistas, opositores, oligarcas, burgueses, escuálidos prefieren vivir apoyando su punto a todo corazón. Más importante que tener la razón, es seguir siendo parte del grupo para no ser relegado, es decir, prohibido criticar al gobierno, ya que al no existir un espacio para la reflexión, el castigo es el destino de los detractores.
  2. Oposición (En toda su extensión): al contrario del primer punto este grupo ha sido relegado durante 15 años a todo nivel. Es el grupo que ha tenido en contra toda la situación los últimos 15 años ¿Y cómo no iba a ser así si la han cagado tanto en tantas vainas? Lo cierto es que ahorita ser crítico en la oposición es peor que apoyar al gobierno, ya que no existe el espacio para la duda, se debe apoyar ciegamente todo acto de la oposición con tal de obtener el objetivo (que no se ve muy claro para los extremistas) y es que no importa cuanto apoyes de forma pacifica o inteligente, si el apoyo no es visceral y desmedido (como en el primer grupo) eres un chavista, oficialista, traidor, vividor, cobarde y así vamos sumando odio por parte de la gente que debería unirse más, pero que por perder todo nivel de crítica (en medio de la desesperación) no hay espacio para la crítica, aún cuando la misma sea constructiva.
  3. Críticos (Que están siendo vetados de ambos grupos): en este punto se encuentran todas las personas que son pro gobierno actual, que no quieren que cambie el presidente (por la razón que sea), pero si quieren que las cosas mejoren. Quieren que el gobierno cumpla y que se haga cumplir la ley. Sí, la sensatez también existe en la gente que apoya al gobierno y la gente debe entender eso (aun cuando expresara antes que no fuera del todo así, soy culpable de lo que digo)… También aquí se encuentra la gente de oposición que no está de acuerdo de muchas cosas que se están haciendo en la oposición, pero que igual quieren un cambio, una mejora en el gobierno, sin importa que siga el mismo gabinete o no, se espera que las cosas mejoren porque la situación está muy mal. En este punto se encuentra la no radicalización de la oposición… Y en este punto también se encuentran los ni-ni (¿por qué no?). Este grupo en su mayoría siempre ha sido crítico a todo y al no tener un punto donde enfocarse o apoyar, pues siempre han criticado la situación a la espera de un cambio. Una posición algo cómoda para algunos, pero posición al fin. Este grupo ha sido el más golpeado de ambos lados ya que al no ser oficialismo son oposición y viceversa.

¿Por qué no se puede ser crítico en el país? Fácil, porque si estás con el gobierno y criticas, no mereces lo que te están dando o los beneficios que tienes, ya que ahorita el apoyar te da derecho a obtenerlos. Si no estás con el gobierno, entonces no mereces nada de lo que el gobierno te da, ya que acá ser parte del que apoya te da derecho a tener, si no estás con ellos no tienes derecho a ser diferente. Pero lo peor de todo, es que no puedes ser crítico dentro de tu mismo grupo porque estás evitando que los objetivos sean alcanzados, ya sea mantener el gobierno, que se está intentando sacar/cambiar por la vía no legal o cambiar/sacar el gobierno, aun cuando por la vía legal sea casi imposible.

Nota: sé que el tema Venezuela está repetido pero por ahora mi mente tiene pocas cosas con que distraerse como para generar suficiente material para hablar de otra vaina.

“Las críticas no serán agradables, pero son necesarias.”

- Winston Churchill

Relatividad de expresión

… porque libertad no te me es.

Nota: considero que caerse a la mentira de que existe completa libertad de expresión en Venezuela es un romanticismo.  Una vez aclarado de que en Venezuela no existe plena libertad de expresión comienzo esto.

Ayer se dio un debate de estudiantes de la oposición, estudiantes del gobierno y un carajo que está algo viejo para ser estudiante todavía pero que le da tabla a ambos lados de división venezolana, como un árbitro pero sin ser un hijo de puta con todo y ropa.

¿Qué nos demostró ese debate? Que aquí la libertad de expresión la tiene un canal que no es de acá pero que mandaron a sacar a sus corresponsales por darle al gobierno (y a la oposición), pero como aquí el que está en el poder no quiere ver la realidad, pues qué bolas lo que estaba pasando.

Y esto lo digo porque la mayoría de los canales de televisión en Venezuela le siguen la línea, discurso o norma a lo que indica el gobierno. Esa paja de que Televen, Venevisión y Globovisión son canales burgueses que no apoyan al gobierno, no mames que ni ellos mismos se lo creen. Prefieren poner cosas repetidas o sin sentido que darle pase a sus reporteros que no están completamente de acuerdo en seguir la línea del discurso gubernamental.

Luego tenemos el peo de la prensa, que aunque en este caso hay periódicos con mayor libertad, pues resulta que no hay suficiente papel para que salgan correctamente y puedan hacer llegar toda la información que se espera. ¿Qué esto lo buscó o no el gobierno? No lo sé, pero tampoco están haciendo nada para cambiar esta situación ya que incluso los periódicos que están a favor del gobierno están sin papel.

¿Y por qué tanta censura en Venezuela? Porque aquí no se quieren dar espacio a ambas partes. Los periódicos de oposición de dan demasiado duro a cosas del gobierno que no deberían y los periódicos que apoyan al gobierno simplemente parecen una extensión de la prensa gubernamental. ¿Por qué hacen esto? Porque es fácil y trae beneficios, me imagino que para los canales es lo mismo y por ello no hacen nada distinto.

Aquí la libertad de expresión es relativa, ya que existirá libertad de expresión mientras se siga la línea que espera el gobierno y en caso contrario será difamada y menospreciada. Es decir, o es mi verdad o no existe la verdad. Autoritarismo le dicen pero aquí se ve como democracia social del nuevo siglo.

Uno no sabe hasta que punto cada punto dice la verdad, simplemente se sabe que ambas partes exageran, ambas partes exageran y no se llega a un consenso. Lo único que realmente ha “unido” al venezolano es la inseguridad, la escasez y la corrupción. Lo anterior por decir los puntos más graves, ya que si estas cosas se combatieran como es debido se evitarían tantas vainas.

Muchas cosas en Venezuela deben salir por blogs, por prensa digital, por videos en Youtube o páginas similares, Twitter, Facebook, reporteros internacionales, prensa escrita (mientras tengan papel) y bueno, pare usted de contar medios alternativos donde se rebusca el venezolano para hacerse escuchar ¿Esto es suficiente? No, no se le llega a suficiente gente y por ello mientras más se pueda evitar que le llegue a la gente mejor.

Es relativo si esto que hago se considera libertad de expresión u prensa fascista antipatriótica , es relativo si lo que digo es cierto y tiene base o simplemente alguna agencia internacional de seguridad paga por mis servicios al escribir esto, es que incluso es relativo si yo vivo en la Venezuela que muchos ven o la Noruega donde dice el gobierno que vivimos.

“The only valid censorship of ideas is the right of people not to listen.”
– Tommy Smothers

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.